Exposiciones

Fluctuaciones y perfiles remotos

  • 24 julio - 6 septiembre22/07/14
  • Vista instalación / exhibition view
  • Vista exposición
  • Vista exposición / installation view
  • Vista exposición / installation view
  • Gwenneth Boelens
  • Hedwig Houben
  • EmilioRojas
  • Believing Is Seeing #2, 2007

Gwenneth Boelens | Kyungwoo Chun |  Sean Edwards | Hedwig Houben | Nacho Martín Silva | Emilio Rojas 

Comisario: Alejandro Alonso Díaz

  ‘‘El arte crea conciencia sobre los métodos de producción y las relaciones humanas generadas por las tecnologías de su época, e interviniendo en estas, las hace más visibles, permitiéndonos ver sus efectos en el día a día’’

Nicolas Bourriaud: Estética relacional. Presses du Réel. París, 1998

La afianzada presencia de las redes sociales como medio de uso masivo, convoca una complejidad cada vez mayor en el modo en el que nos comunicamos, influyendo incluso en la manera en la que construimos nuestra propia identidad. Es en los perfiles personales en internet, donde hoy en día se configura una nueva tipología del autorretrato. En ellos, el propio individuo es quien decide la forma de presentarse ante la mirada de los demás, implicando esto la consciencia de saberse observado. Por otro lado, esta nueva tipología del autorretrato nos permite una edición constante de nuestro perfil, posibilitándonos la reinvención continua de nuestra identidad. La pantalla se torna así en la fachada de nosotros mismos.

A través de diversas prácticas artísticas, Fluctuaciones y Perfiles Remotos reflexiona sobre como se configuran las relaciones interpersonales en la era digital. Ya en 1959, Erving Goffman describe en La presentación de la persona en la vita cotidiana, como cada sujeto modula su comportamiento dependiendo de los distintos escenarios sociales. Según su enfoque, las interacciones sociales se establecen como representaciones teatrales. El rol que cada individuo desempeña se adapta al ‘’escenario’’ y busca controlar las impresiones que se generan en el ‘’público’’.  Sin embargo, las relaciones presenciales no están determinadas tan solo por lo que el individuo expresa, sino también por las impresiones del otro. No así mediante la interacción online, en la que se produce una mayor influencia sobre la percepción del receptor, con una clara tendencia hacia la idealización del sujeto.

Para Goffman, existen dos áreas que determinan el comportamiento del individuo. Por un lado, el escenario en el que se proyecta la imagen deseada, y por otro los bastidores, donde el individuo deja de lado a su personaje. Sin embargo, hoy en día, a través de la representación online del individuo, las categorías de lo público y lo doméstico se homogenizan, distorsionándose los roles en esos dos espacios de actuación. Igualmente, el anonimato e impersonalidad que este medio proporciona, conlleva cambios en nuestro comportamiento y en la formación de nuestra personalidad, la cuál ya no tiene por que estar necesariamente unida a nuestra situación real de este lado de la pantalla.

Resulta también interesante, como la modulación de nuestro retrato mediante dichas redes, se consolida a través del apoyo electrónico con el que estas contribuyen a nuestra memoria. La posibilidad de un acceso cotidiano y fluido a archivos e imágenes concernientes a nuestra situación en el pasado, contamina nuestros recuerdos a la vez que determina nuevas pautas de actuación.

A diferencia de las relaciones interpersonales mediante encuentros físicos, los códigos de la comunicación en línea implican una gran pérdida de información contextual, algo que influye tanto en la percepción como en la intencionalidad de los mensajes enunciados. Esta situación evidencia, la precisa necesidad de analizar las imágenes que de nosotros mismos ofrecemos, así como las nuevas derivas sociales que de estas se generan.

Partiendo de un interés común por investigar como lo virtual influye tanto en nuestra sociedad como en nuestra cultura, los artistas presentes en la exposición retoman desde distintas perspectivas cuestiones relativas a la intimidad, la percepción de la realidad, la construcción de nuestra propia imagen o la formación de la identidad. A través de distintas propuestas, cada uno de ellos activa nuestra consciencia sobre las posibilidades y limitaciones del medio digital, así como interroga nuestra capacidad de adaptarnos a los medios tecnológicos de los que disponemos.

De este modo, mediante una investigación acerca de como los perfiles personales en la red influyen a nuestra identidad, sociedad y cultura, todos ellos sitúan el rol del arte como un mediador ante este paradigma.

Así, la propuesta de Hedwig Houben reflexiona en torno a la cuestión de la identidad y su proyección externa. En Personal Matters and Matters of Fact, Houben busca un momento de encuentro entre ella, la proyección de si misma y lo tangible. A lo largo de cinco escenas, se suceden los intentos por lograr un diálogo entre la artista, su autorretrato y el mundo de los objetos. Sin embargo, tanto la reproducción plástica como la virtual solo la sitúan más cercana a la incertidumbre.

Gwenneth Boelens comparte con Houben ese interés por señalar la brecha existente entre la experiencia física y la experiencia virtual, algo que alude directamente a las limitaciones intrínsecas a la comunicación en línea. En Hand-Wall, nos encontramos con una mano que recorre el espacio mientras nuestro ojo persigue sus movimientos. Se trata de un vídeo que evidencia continuamente su propia naturaleza. La vista, un sentido que puede experimentarse de manera indirecta es trasladado a un segundo plano, mientras el tacto y su cualidad física nos alertan de la imposibilidad de rastrear nuestro entorno a través de la pantalla. Así pues, advertimos como en ocasiones nuestra percepción puede llegar a ser oscurecida.

Desarrollar una consciencia de lo contextual a través de la experimentación directa es la propuesta de la instalación de Sean Edwards, Four Windows. A través de cuatro perímetros con los que delimitar nuestro entorno, nos volvemos conscientes de cómo el contexto puede convertirse en un elemento manipulable. Se trata de un vehículo para detenernos a comprender nuestra mirada, en el que Edwards, nos da la posibilidad de enmarcar por nosotros mismos lo que vemos. Sin embargo, esta experiencia puede tener tanto un alcance panorámico como una cualidad introspectiva; puedes verte viendo, observar o ser observado.

La obra de Nacho Martín Silva parte de la tradición pictórica para reflexionar sobre la forma en la que nos aproximamos a nuestra contemporaneidad. En Unbekanntes Bild (Retrato desconocido), el artista intenta identificar el personaje retratado en el cuadro que Hitler tenía en su despacho del Führerbau. Al igual que en el caso de los perfiles personales en la red, la composición final se estructura a base de fragmentos, convirtiéndose así en un documento sobre la aspiración a definir la identidad del otro.

El lenguaje también se incorpora al espacio a través de la propuesta de Emilio Rojas. Fundamentada en la dependencia del mensaje respecto a las circunstancias en las que este se formula, Invisible Enemies se carga de interpretaciones relacionadas con el contexto específico de la muestra. De esta manera, los enemigos a los que Rojas alude nos remiten tanto a presencias ocultas de las que somos conscientes, como a la forma en la que a veces las relaciones sociales se configuran como meros trámites superficiales

‘’Dudo que pueda ver más con los ojos abiertos que cuando los cierro’’, es lo que respondió uno de los retratados en la serie Believing is Seeing. Un proyecto en el que Kyungwoo Chun ha fotografiado a varios niños y adolescentes ciegos durante una exposición de unos cuarenta minutos. Mientras, se les invitaba a explicar el aspecto que creían tener y a dibujar su rostro de la manera en la que querían ser captados, logrando separar la consciencia sobre la propia imagen respecto de la creación de la identidad individual. De esta forma, Chun reproduce una serie de autorretratos desarrollados en el tiempo, distorsionando la aparente vinculación entre autorretrato e identidad.

Ese propósito mediador del arte es uno de los que señala Nicolas Bourriaud en su ensayo sobre lo que él definió como Estética Relacional[1]. En dicho texto, el teórico francés describe la tendencia de ciertas propuestas artísticas de los años noventa hacia generar actividades de interacción humana y promover los intercambios culturales, en los cuales, la obra pasaba a ser el propio encuentro entre personas. Las prácticas de artistas como Carsten Höller, Pierre Huyghe, Philippe Parreno, Douglas Gordon o Rirkrit Tiravanija eran un modo de resistencia ante un contexto, en el que el aislamiento del sujeto y el individualismo habían sido instaurados en el ámbito urbano, dando respuesta a la pasividad del ciudadano, el cual había sido limitado a la función de mero consumidor. Para Bourriaud, estos artistas no creaban realidades imaginarias ni utópicas, sino modelos de existencia y modos de acción, nacidos de la sociedad en la que se generan.

Sin embargo, mas de una década después y tras el establecimiento de la comunicación en línea como parte de nuestra realidad cotidiana, se ha concluido una situación en la que aislamiento e interacción han llegado a coexistir. A través de las redes sociales, se ha producido la inclusión del ámbito de lo público en el marco doméstico, así como el desplazamiento de lo presencial por lo virtual, originándose de esta manera un nuevo desafío social.

Ante esta situación, Fluctuaciones y Perfiles Remotos resulta de la voluntad de generar una esfera de disenso en la que cuestionar lo preestablecido, analizando un medio de masas acogido tan eufórica como pasivamente. Volviendo la mirada hacia la nueva industria de la comunicación, las obras incluidas en el proyecto activan reflexiones que parten desde puntos muy distantes. Se trata de propuestas de una acentuada especificidad, la cual genera una narrativa construida a partir de lo personal, de aproximaciones individuales que se traducen en una investigación de aspiración global.

 Alejandro Alonso Díaz



[1]
                                  [1] Nicolás Bourriaud: Estética relacional. Presses du Réel. París, 1998    La Galería Nuble presenta Fluctuaciones y perfiles remotos. DARDO News 23.07.2014 ‘Fluctuaciones y Perfiles Remotos’. Colectiva en la galería Nuble. InfoENPUNTO 07.08.2014

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!